Blog    |    Contacto   |    Newsletter   |   FAQ
Blog    |    Contacto   |    Newsletter   |   FAQ

Muchos niños inteligentes fallan en la escuela, no porque sean vagos o despistados, sino porque tienen dislexia y no lo saben, y tampoco lo saben las personas que les rodean. La dislexia es una dificultad específica del aprendizaje de origen neurobiológico. Se caracteriza por dificultades en el reconocimiento preciso y/o fluente de las palabras escritas y déficit en la decodificación lectora y en la escritura. Para una persona con dislexia, es extremadamente difícil ser consciente de su problema, porque no pueden percibir sus propios errores. El fallo académico es uno de sus indicadores más frecuentes, explicando alrededor del 40% del fracaso escolar.

¿El diseño del texto afecta a la lectura con dislexia?

Las investigaciones hasta la fecha indican que la presentación del texto puede tener un impacto en el rendimiento de la lectura en las personas con dislexia.  A pesar de ello, los estudios sobre dislexia y accesibilidad son escasos.

Entre las conclusiones de los estudios anteriores se puede destacar el trabajo de Gregor y Newell (2000) y el de de Kurniawan y Conroy (2006). Ambos trabajos demostraron que la posibilidad de personalizar el diseño del texto mejoraba subjetivamente la legibilidad de las personas con dislexia.

Otros estudios se centraron en el tamaño de la letra en la que bajaba el rendimiento (O’Brien et al., 2005), el espaciado (Zorzi et al., 2012) (Schneps et al., 2013)  y la longitud de línea en dos dimensiones de pantalla (Schneps et al., 2013). Se llegaron a las siguientes conclusiones:

  • Para los niños disléxicos, el tamaño crítico a partir del cual llegaba la bajada en el rendimiento era más grande que para los no disléxicos.
  • Un espaciado mayor en los textos conllevó un menor número de errores y una mayor velocidad de lectura en niños disléxicos.
  • Encontraron que el uso de un terminal pequeño mejoró la legibilidad. En cuanto al espaciado extra, concluyeron que mejora la comprensión en aquellos lectores con más dificultades.

 

¿Por qué nuestra investigación es diferente?

Luz Rello, Ricardo Baeza y su equipo de investigación de la Universidad Pompeu Fabra, investigaron el efecto del diseño del texto en el rendimiento lector, avanzando sobre el trabajo previo y proporcionando evidencia gracias a datos cuantitativos obtenidos a través del eye-tracking (tecnología de rastreo ocular).

Llevamos a cabo 9 Experimentos, consiguiendo un número importante de participantes, mayor que en los estudios anteriores.

Variables dependientes: ¿Cómo medimos la legibilidad de un texto?

Para cuantificar la legibilidad, utilizamos dos medidas dependientes: tiempo de lectura y duración de la fijación ocular, ambos extraídos de los datos de eye-tracking. Para controlar la comprensión de los textos utilizamos una pregunta de comprensión como variable control.

Se ha demostrado que la duración de la fijación y el número de fijaciones son indicadores válidos de legibilidad, ya que las medidas de movimiento ocular pueden usarse para inferir momento a momento los procesos cognitivos en la lectura. Las fijaciones más cortas están asociadas con una mejor legibilidad mientras que un mayor número de fijaciones y fijaciones más largas pueden indicar que las cargas de procesamiento son mayores (Rayner 1998). Por ejemplo, las personas sin dislexia presentan fijaciones más frecuentes y más largas en palabras de baja frecuencia que en palabras de alta frecuencia (Rayner 1998).

 

Variables independientes: ¿Qué parámetros hemos medido?

Tipografías

En nuestro diseño experimental, el Tipo de fuente sirvió como variable independiente con 12 niveles: Arial, Arial Italic, Computer Unicode moderno (CMU), Courier, Garamond, Helvetica, Myriad, OpenDyslexic, OpenDyslexic Italic, Times, Times Italic y Verdana (ver Figura 1).

fuentesdetexto

Elegimos estudiar Arial y Times porque son las fuentes más comunes utilizadas para pantalla y textos impresos, respectivamente. Se seleccionó OpenDyslexic porque es un tipo de fuente gratuita diseñada específicamente para personas con dislexia y seleccionamos Verdana porque es la fuente recomendada para este grupo de sujetos. Elegimos Courier porque es la fuente monoespaciada más común. Helvetica y Myriad fueron elegidas por ser ampliamente utilizadas en diseño gráfico y por ser el tipo de letra de elección de Microsoft y Apple, respectivamente. Elegimos Garamond porque se dice que tiene una gran legibilidad para materiales impresos y seleccionamos CMU porque es ampliamente utilizada en la publicación científica, siendo la fuente por defecto del programa de tipografía TeX, así como una fuente gratuita presente en muchos idiomas.

Las otras medidas que pusimos a prueba fueron (ver Figura 2)

VI

  • Escala de grises de la fuente: probamos cuatro valores de luminosidad (0%, 25%, 50% y 75%) para las fuentes con fondo blanco.
  • Escala de grises en segundo plano: probamos cuatro valores de brillo (100%, 75%, 50% y 25%) para el fondo con fuentes blancas.
  • Pares de colores: probamos ocho pares de colores (fondo /fuente): blanco / negro, blanquecino / negro apagado, amarillo / negro, blanco / azul, crema / negro, mate ligero verde / marrón oscuro, verde oscuro / marrón y amarillo / azul.
  • Tamaño de letra: probamos cuatro tamaños para arial: 14, 18, 22 y 26 puntos.
  • Espaciamiento de caracteres: probamos cuatro distancias diferentes entre caracteres: -7%, 0%, + 7% y 14% .12
  • Espaciado de línea: los cuatro valores probados para el espaciado de línea fueron 0.8, 1, 1.2 y 1.4 líneas.
  • Espaciado de párrafo: los textos en las diapositivas presentaron cuatro valores diferentes para el espacio entre párrafos: 0.5, 1, 2 y 3 líneas.
  • Ancho de columna: el número promedio de caracteres para el ancho de las cuatro columnas fueron: 22, 44, 66 y 88 caracteres por línea.

 

Procedimiento

Las sesiones se realizaron en la universidad y duraron alrededor de 10 a 20 minutos dependiendo del experimento. Cada sesión se llevó a cabo en una sala tranquila, donde solo el entrevistador estuvo presente, para que los participantes pudieran concentrarse. Cada participante realizó los siguientes tres pasos. Primero, comenzamos con un cuestionario que fue diseñado para recopilar información demográfica. Segundo, los participantes recibieron instrucciones específicas. Se les pidió que leyeran los textos de cada experimento en silencio y completaran preguntas de control de comprensión después de cada texto. Mientras contestaban la pregunta ellos no podían volver al texto. La lectura fue registrada por el eye-tracking.

eye_tracking
Resultados

Los lectores con dislexia son más sensibles pero similares a los demás. Un resultado recurrente en los nueve experimentos es que la presentación de texto y el contenido de texto son importantes. Por ejemplo, los textos con letras más grandes son más legibles que los textos con letras más pequeñas para lectores con dislexia. Sin embargo, es sorprendente que todas las condiciones de presentación de texto que medimos beneficien a ambos grupos, lectores con y sin dislexia. En este sentido, los lectores con dislexia en realidad no son tan diferentes de los lectores habituales, con la diferencia de que son más sensibles a las condiciones textuales. Los efectos de las condiciones textuales que se encuentran en las personas con dislexia son simplemente mayores. Por ejemplo, si la comprensión de los lectores regulares disminuyó significativamente usando un tamaño de fuente pequeño (10 puntos) usando textos extraídos de la Wikipedia, esta comprensión disminuye aún más para las personas con dislexia.

El tamaño de la tipografía tiene un efecto significativo en la lectura de las personas con dislexia: a mayor tamaño, mayor legibilidad.

Las tipografías de palo seco y sin cursiva mejoran significativamente la lectura en pantalla de las personas con dislexia.

Las dos variables que presentan diferencias significativas más fuertes para mejorar la legibilidad en pantalla de las personas con dislexia (97 participantes) son: la tipografía y el tamaño de la misma.

Las tipografías que benefician la lectura son las tipografías Sans Serif, es decir, de palo seco y sin cursiva. Concretamente las tipografías que presentaron una lectura significativamente más rápida fueron: Arial, Helvética y Verdana. Cabe señalar que no se encontraron diferencias significativas para las tipografías diseñadas específicamente para las personas con dislexia.

Igualmente en el resto de los estudios con usuarios la variable más relevante fue el tamaño de la tipografía (92 participantes). A mayor tamaño de la tipografía mayor legibilidad del texto encontrando su punto óptimo en 18 puntos en una pantalla de 17 pulgadas. Esta conclusión también consistente con otras investigaciones.

Conclusiones

Resumiendo las conclusiones de los nueve experimentos podemos realizar las siguientes recomendaciones para presentar texto en pantalla más significativamente más legibles para personas con dislexia (ver ejemplo en la Figura 2):

  • Usar tamaños de fuente grandes (desde 18 a 24 puntos).
  • Usar tipografías de palo seco, tales como Arial, Helvética y Verdana.
  • Evitar la cursiva, pues disminuyen el rendimiento lector de las personas con dislexia.
  • Usar un ancho de columna reducido (unos 44 caracteres por columna).
  • Usar una separación entre caracteres superior a la media (entre + 7% – + 14%).

Cabe destacar que se trata del primer estudio que mide de manera objetiva —usando eye-tracking— la legibilidad de los textos en pantalla con personas con dislexia. Igualmente ninguno de los estudios anteriores han utilizado una muestra de población tan amplia como la nuestra (188 participantes en total).  Los resultados de este estudio son cruciales para las niños con dislexia que representan un 10% de la población y que con las adecuaciones necesarias pueden desarrollarse como el resto de los niños pues la dislexia no está relacionada con la inteligencia general.

Impacto social

Estos hallazgos pueden tener impacto en las recomendaciones para las presentaciones de texto en pantalla y para las opciones de texto elegidas por desarrolladores, diseñadores o productores de contenido cuando se dirigen a personas con dislexia. Por ejemplo, algunas de estas recomendaciones han sido incluídas en lectores diseñados para personas con dislexia (IDEAL eBook Reader con 35.000 descargas) y  la Consejería de Educación y Universidades de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia ha incluido estas recomendaciones de manera oficial en las pruebas de acceso a la selectividad.

 

 

 

 

 

Leave a Reply